Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

Diferencias entre la izquierda norteamericana y la europea


Nota

Existen varias, pero sólo una determinante: en Estados Unidos la izquierda es democrática y en Europa no consigue serlo porque soporta el lastre insoportable de la escoria comunista.
---



Diferencias entre la izquierda norteamericana y la europea
En una de mis últimas conversaciones con uno de mis amigos, profesor universitario en Madrid de Filosofía del Derecho, he terminado de comprender una de las claves que más me inquietaban sobre las diferencias notables que existen entre la izquierda de Estados Unidos y la europea: la izquierda de Estados Unidos no tiene que soportar, como la europea, el terrible lastre que representa la escoria comunista, incrustada en sus filas, lo que le permite algo muy difícil para la izquierda europea: creer en la democracia y pensar democráticamente.

Para apreciar el profundo calado de esa diferencia basta comparar al senador afroamericano Barack Obama con alguno de sus teóricos correligionarios europeos, ya sea con la francesa Ségolène Royal, con el italiano Piero Fassino o con el español José Luis Rodríguez Zapatero.

Barack Obama, con sus 45 años, es la estrella naciente del Partido Demócrata de Estados Unidos, donde no existe tradición comunista alguna, todo lo contrario que en el socialismo europeo, contaminado hasta el tuétano de comunismo y refugio de decenas de miles de antiguos admiradores de la URSS. Mientras que Obama es una especie de fascinante Kennedy negro que eleva el espíritu y transmite ilusión transformadora en sus discursos, sus colegas europeos son muermos portadores de pasado y sólo capaces de atraer a las moscas con sus discursos engañosos y frígidos.

Obama está empeñado en renovar el viejo Partido Demócrata americano para arrebatar la hegemonía a los republicanos, algo que puede conseguir gracias a su discurso fresco, a su credibilidad y a su fe en la democracia, un sistema basado en la igualdad de todos ante la ley y en la participación de todos en el poder, que él defiende sin pudor y lo propaga en la sociedad norteamericana con el ardor de un predicador, porque lo considera el mejor sistema entre los posibles.

Sus colegas europeos rara vez hablan de democracia porque no creen en ella o al menos creen en otra democracia donde el peso del Estado es excesivo y muchas veces abrumador para el ciudadano. No les interesa la participación de los ciudadanos porque, aunque lo disimulen, siguen creyendo en el principio leninista de que sólo un partido profesional puede gobernar con garantías a unas masas torpes, siempre necesitadas de liderazgo. Su concepto de la igualdad termina donde empiezan los privilegios de los políticos, transformados en una casta dominante de nuevos amos, y su capacidad para enaltecer o motivar a sus seguidores es tan escasa que ya sólo dirigen sus discursos políticos al instinto, nunca al intelecto, para lo cual se han visto obligado a relacionarse más que con la ciudadanía con las cámaras de televisión y con los periodistas, a los que siempren intentan comprar o dominar para eliminar la crítica, un aditivo imprescindible de la democracia a la que ellos temen y odian con el mismo ardor que sintieron Stalin, Mao, Breznev y Ceaucescu.

Las diferencias son muchas más, pero las anteriormente descritas son las principales.

La escoria que ha quedado del comunismo derrotado sigue causando graves daños a la Humanidad, pero ahora, desprestigiados por el fracaso y la derrota del paraiso soviético, ya no lo hacen al frente de partidos que nunca serían votados por la gente libre, sino camuflados de demócratas y agazapados en partidos de izquierda, a los que lastran de manera dramática y les impiden avanzar por las autenticas rutas del progreso, que siempre tendrán que ser democráticas, participativas y libres.



   
Martes, 25 de Diciembre 2007
Artículo leído 1248 veces




Comentarios:

1.Publicado por ninguno el 26/12/2007 14:04
Plas plas plas (aplausos), totalmente de acuerdo.
La izquierda europea (o al menos la española), ha mamado mucho del pensamiento totalitario, en contraposición con lo que debe ser el pensamiento liberal. Curiosamente, es a la derecha a la que se acusa de ser nostálgica de algunos regímenes totalitarios (acusaciones demagógicas que la neutralizan incomprensiblemente). Los norteamericanos pueden presumir de haber luchado contra el nacional-socialismo y contra el comunismo. Y aquí todavía hay comunistas que se autodenominan demócratas, y se quedan tan anchos.

2.Publicado por Cristina el 27/12/2007 10:09
la derecha española nunca mamó del totalitarismo. Franco nunca simpatizó con Hitler ni obtuvo la ayuda de fascistas y nazis para derrotar a la República (democráticamente elegida). Por supuesto no existen los nostálgicos del franquismo, ni infestan las filas de los grupos de derechas.
Yo no vivo en España y por lo tanto me creo a pies juntillas lo que dice "ninguno".

3.Publicado por ninguno el 27/12/2007 17:34
Amiga Cristina,

Efectivamente, hay ciertos sectores minoritarios de la derecha en España que son nostálgicos del régimen franquista. Es cierto que Franco obtuvo ayuda del asesino Hitler, al igual que el otro bando obtuvo ayuda de Stalin, el mayor asesino de la historia de la humanidad. El asalto a la República no sólo vino de la mano de unos fachas desalmados que lo fastidiaron todo, fue también una consecuencia de un mal gobierno que no respetaba las leyes de la República (la cual fue inicialmente apoyada por muchos intelectuales que luego contemplaron tristemente en lo que se convirtió). A muchos socialistas se les cae la baba cuando hablan de la República, como si en la tragedia de su desaparición, la Guerra Civil, no hubiesen tenido nada que ver. Algunos ilusos creen que si el bando republicando hubiese salido vencedor, España hubiese sido una democracia. Sólo tienes que ver quienes tenían la voz cantante en dicho bando y quiénes les ayudaban.

Lo que quiero decir es que no es justo identificar a la derecha con Franco y decir que los de izquierdas son más demócratas. Yo diría que la posición ideológica mayoritaria de la derecha actual estaría más en consonancia con la democracia liberal, lo cual poco tiene que ver con el totalitarismo (al menos en teoría). La izquierda siempre tiende a engordar la administración y a cobrarnos mas impuestos que luego no se traducen en una mejora de los servicios, sino en un aumento del número de altos cargos y una extensión de la red caciquil y clientelar. Te pongo el ejemplo de Andalucía, donde el gobierno autonómico controla gran parte de la economía a través de la mayoría de los grandes contratos, controla a los sindicatos, a los medios de comunicación, ... a la sociedad civil etc, etc. Mientras seguimos a la cola de España y Europa en educación y tamaño de listas de paro, después de 20 años de socialismo.

Y no te confundas que una cosa es la teoría y otra la práctica, los dos grandes partidos tienen en sus filas a embusteros, chorizos, canallas, demagogos, manipuladores y sinvergüenzas que prefieren mantener sus privilegios y traicionar los principios por los que (en muchos casos aunque no todos), se metieron en política.

Por eso, cuando vienen estos progres de pacotilla, dejan el coche oficial en el garaje, se reservan las señoras de lujo de la Castellana para después de las elecciones, sacan la cazadora "mitinera" y nos dicen que la derecha nos va a quitar el pan y el butano, se me revuelven las tripas.

No tienes que creer lo que digo, si vives en España, sólo tienes que sintonizar la tele un ratito en los telediarios, leer las portadas de los periódicos, de vez en cuando, leer algún libro sobre historia reciente de nuestro país y algún ensayo sobre política o economía, y te darás cuenta del percal en el que estamos metidos.

Yo antes decía que era de izquierdas (quizá no sabía lo que era ni de donde venía, como mucha gente), ahora no soy de nada, sólo quiero que los políticos metan el brazo lo mínimo y nos dejen en paz.





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros