Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Colaboraciones

DEMOCRACIA ARRUINADA


Nota



La ruina corroe esta vejada democracia. Y, ahora, sin Oposición, se desgarra más aún. Los dos primeros partidos andan atorados pendientes de sendos congresos, uno en junio y el otro en Julio.

Los socialistas, con su carga de torpeza utópica, divagan sin atajar la galopante crisis económica, negada con su contumacia, al pairo de sus intereses; piensan paliar la sequía con barcos y tergiversan la realidad del trasvase; se desbordan en el asunto de la financiación, mientras les atosiga el paro incesante, la caída imparable del ámbito empresarial, las deficiencias en Educación, el atoramiento en Justicia y el colapso en Sanidad. Pero, eso sí, siguen con su incisiva EpC y su acoso al Catolicismo.

Y los populares navegan sin timón a la deriva; remando procelosas aguas, buscan el centro de su identidad, de su estrategia y de su ideología. Vienen noqueados desde el trágico 11-M, por la táctil designación improcedente de Aznar y la pérdida de elecciones de un líder deslegitimado. No se entera que lleva el desgaste y el fracaso; se empeña, se obceca y se resiste a irse, no percibe las olas que lo envuelven a espera de su dimisión. R. Rato, que vale un rato, en su sabio y prudente silencio, mira, aguarda y cavila, sabe que, tras la tormenta lucirá, el clamor, que le pida su vuelta; al tiempo, que tres dignas y competentes mujeres mueven sus hilos y tejen el manto de sus aspiraciones. Aparte de que la baraja cuenta con varios sustitutos, apostados y atentos a la ocasión.

La sorpresiva renuncia de María San Gil deja tocado a Rajoy, del que ya no se fía. Esta mujer luchadora, firme y éticamente irreprochable anda revestida de consistencia moral, preparación cultural y capacidad mental modélicas. El suceso, de ningún modo anecdótico, pone a la luz, el sutil ejercicio autoritario y los hábitos no democráticos del PP, falto de tolerancia, apertura y libertad internas. Mariano, al perder la confianza de una mujer de tan enorme talla, evidencia su debilidad política entre el deterioro del consenso interno. Día a día, truenan nuevos problemas sin verlos venir; la tormenta se agrava, los rayos le hacen zozobrar, quiere ir solo al congreso e impide y controla toda otra candidatura, cuando son los militantes quienes deben elegir al presidente; saltan por las rendijas las críticas, el desconcierto y la decepción; no se permite la autocrítica, no se abre la renovación y regeneración total; se están asentando hechos y actitudes que serán irreversibles, se avecina la fragmentación y la claudicación. La dedocracia y la forma dictatorial del Aparato se ha impuesto. Estos modismos son los que corren por el PP, el PSOE y la partitocracia española, subvencionada en casi su totalidad, por los dineros del erario.

No se entiende qué nocividad entraña el proyecto del partido de centro y nacional sustentado en principios e ideas firmes e intangibles, para deshacerlo y ahuyentar y prescindir de valores tan aparentes y contrastados que va dejados en la cuneta. El PP, aguanta y paga la tozudez de una política supeditada al ansia de poder. Rajoy ha perdido la credibilidad política de la gestión; quiere ocultar la situación y solapar la cuestión fundamental: su legitimación, que muchos ponen en entredicho; no es una discrepancia ideológica profunda, sino la pérdida de confianza y, con ella, la disolución de la identidad del PP, entre un mar de oportunismos. De ahí, las trabas a que participen todos, a que la militancia hable y decida y a centrarse con democracia, en un programa. Llegado a este punto, su único recurso honorable apunta a coger el ato y volver a su Registro.

España necesita entrar en la Segunda Transición, con un partido de centro democrático, libre y diáfano, afirmado por gentes de talla, valía y competencia desasidas del ansia de poder y de privilegios.



Camilo Valverde Mudarra



   
Domingo, 18 de Mayo 2008
Artículo leído 1248 veces




Comentarios:

1.Publicado por sic el 18/05/2008 09:28
EL REY, SIN CARETA

Un certificado de calidad



No es la primera vez que el rey muestra su sintonía con Zapatero. Pero nunca había ido tan lejos como su reciente conversación con una periodista de El Mundo: "Sí. Es un hombre muy honesto. Muy recto. Que no divaga. O sea, la gente cree que hace cosas así... como divagando –levanta entonces la mano y la mueve de un lado a otro–, pero no hay nada de eso. Él sabe muy bien hacia qué dirección va y por qué y para qué hace las cosas. Tiene profundas convicciones. Es un ser humano íntegro".

El rey califica de “hombre muy honesto” a quien durante el 11 de marzo de 2004 informó a diversos medios de comunicación de que había terroristas suicidas en los trenes. El terror a que se conozca la verdad del 11-M es, sin duda, una de las razones del caluroso elogio.

El rey considera “recto” al impulsor del Estatuto catalán, que ha edificado una nación contra España, para expoliar a ésta indecentemente, y conduce a la cronificación de todo tipo de conflictos territoriales, como demuestra la actual polémica sobre financiación o el trasvase del agua del Ebro para Cataluña

El rey considera un “ser humano íntegro” al timonel de una colaboración con el terrorismo etarra que ha contribuido a su reforzamiento y a la legitimación de su causa; hasta el punto que Ibarreche calca ahora las ofertas del Gobierno a la ETA. Valora, asimismo, la honestidad del hombre que ha engañado reiteradamente a los españoles acerca de la continuación de las negociaciones con ETA aún después de reiterados asesinatos, denominados “accidentes” o “encuentros fortuitos”. Y además, el rey, símbolo de la unidad y de la permanencia de España, nos asegura que Zapatero, con todo esto, sabe bien lo que hace.

Durante años, las víctimas del terrorismo organizaron múltiples concentraciones para exigir que no se negociase con el terror separatista. El rey aplaudió esas negociaciones: "hay que intentarlo, porque si se consigue, se consigue".Y ahora añade que el presidente de Gobierno que ha negociado políticamente con los asesinos de mil españoles es un hombre "muy honesto".

Y lo que es más importante: el rey, tras la nueva victoria electoral del PSOE, nos informa con toda claridad que la gestión de Zapatero cuenta con su total aprobación. Zapatero ha recibido el certificado real de calidad, rectitud, integridad y honestidad.

Los nacional-republicanos esperamos que un día se pueda hacer la autopsia del régimen. De momento, debemos contentarnos con su radiografía, facilitada por la reciente intervención borbónica.





¿Quién manda aquí?



El núcleo duro del régimen es el siguiente:



Primero. La Corona, el "rey republicano", a la cabeza de las fuerzas armadas y de los servicios de inteligencia.

Segundo. El PSOE, que debe ocupar normalmente el gobierno central. Ya antes de 1978, el régimen auspiciaba su consolidación cuando ganasen los socialistas. Éste fue el diseño de los militares progres de los servicios secretos, a las órdenes directas de D. Juan Carlos de Borbón. Y todo ocurrió según lo previsto, aunque hubiese que pasar por el intermedio del “paracaidista azul” -Suárez-, para hacer “la transición democrática”, y luego por el reajuste del 23-F. ¡Qué alegría para el general Díez y su Mellado sucesor!

Tercero. Los nacional-racistas periféricos, destinados a convertirse en "naciones" y auparse a posiciones de “cosoberanía”.

Todo ello al servicio de una oligarquía financiera, de viejos oligopolios y de los nuevos forjados al calor de los pelotazos y de las privatizaciones. En esa oligarquía se integra asimismo el rey, que ha participado ampliamente en el reparto del pastel, de la mano de los personajes en la cresta de la ola (desde siempre Polanco, De la Rosa, Conde cuando su Banesto parecía una potencia invencible, Emilio Ybarra después, Botín ahora).

El núcleo duro político dispone a su antojo de brazos armados legales: el CNI, los sectores de los cuerpos de seguridad afectos al PSOE y los policías autonómicos de obediencia separatista. Estos brazos armados a veces actúan en la ilegalidad (23-F, GAL y, como mínimo, labores de encubrimiento el 11-M y su carpetazo con los suicidados de Leganés). Pero dispone, además, de un brazo armado ilegal, ETA que, lógicamente, tiene pretensiones institucionales. ETA se ha encargado de despejar obstáculos al advenimiento del régimen (Carrero), de azuzar su deriva confederal, sacudiendo el árbol para que los "nacionalistas moderados" y el PSOE recogiesen las nueces y de imponer entre sectores de españoles una actitud de desistimiento que propiciase aquella deriva en nombre de la pzzz. Últimamente ha ayudado a Zapatero a ganar las elecciones asesinando a un militante socialista.

El régimen no tolera outsiders como Aznar quien, durante su segunda legislatura, casi arruinó la subordinación directa del juancarlismo al eje franco-alemán, prefiriendo prosternarse ante Bush, estuvo a punto de acabar con ETA y puso en peligro el pacto sagrado del régimen con los nacionalistas “demócratas”.

El 11-M volvió a colocar las cosas en su sitio. Rajoy quedó advertido.

Desde el 11-M, el régimen pisa el acelerador de la “deconstrucción” confederal de España. Ésta se reduce a un “Estado” dentro del que hay varias “naciones”, apenas un caparazón gestionador de “servicios comunes” residuales. El rey hará más discursos patrióticos por Navidad: sedaciones paliativas de urgencia a la Nación expañola. Y al que Dios se la dé, que San Pedro se la bendiga. Un modelo en el que el País Vasco, con Navarra anexionada, estará exento de contribuir al común y Cataluña y Andalucía se repartirán lo que se genera entre la propia Cataluña, Madrid, Aragón, Baleares y Valencia.

¿Quien manda en todo el “proceso”? Algunos juancarlistas impenitentes opinan que manda Zapatero, con el rey sometido a chantaje. En cambio, los castizos de la equidistancia proclaman: tanto monta, monta tanto ZP como Juan Carlos. En realidad, soberano sólo puede ser quien impuso por dos veces a Aznar el jefe del CNI y que el Mr. X de los GAL se fuese de rositas. Está bien claro porqué el rey afirma con tanta rotundidad que Zapatero sabe la dirección, el por qué y el para qué.





La comparsa



La derecha forma también parte del régimen, pero debe hallarse normalmente en la oposición: postura que fue y sigue siendo la de Fraga y que, tras el paréntesis atípico de Aznar, vuelve a ser la de Rajoy

En la pasada legislatura, Rajoy, bajo reiteradas presiones de la Corona, no ha hecho más que sumarse, de modo ladino, a todos los pasos de ZP: reformas estatutarias (claúsula de arrastre valenciana, reconocimiento de la "realidad nacional andaluza"), encubrimiento del 11-M y finalmente, "lucha contra el terrorismo" del brazo de los colaboradores con el terrorismo. Tras perder las elecciones, se zambulle en la "búsqueda del centro", presuroso por "pegarse al terreno"· y "caer simpático a los nacionalistas". Quienes en su seno se habían tomado en serio la defensa de la unidad de España, e incluso habían expuesto su vida por ello en Vascongadas, son perseguidos con saña.





No es hora de ilusiones



Durante la pasada legislatura, al calor de grandes movilizaciones, se han conformado amplios sectores patrióticos, que aspiran a una Nación española realmente democrática. En dos semanas, esos sectores han visto al PP y al rey sin careta. Sin embargo, gran parte de los mismos siguen albergando infundadas esperanzas en una regeneración del juancarlismo. Se hacen eco de demandas al régimen que sólo podrán satisfacerse mediante su derrocamiento, como es el caso de la reversión al Estado central de las competencias de educación y sanidad, o de las propuestas independencia del poder judicial en un marco partitocrático que concentra ineluctablemente todos los poderes.

La confusión acerca de la naturaleza del régimen condujo a algunos a esperar que el juez estrella Bermúdez hiciese justicia sobre el 11-M o, por lo menos, dictase una sentencia abierta a un avance en esa dirección. Ahora esa misma confusión lleva a acusar a Zapatero de pretender un "cambio de régimen", a especular sobre una "segunda transición" hacia ese régimen, a descubrir la traición de Rajoy a sus votantes como algo súbito, a reprochar al felón de la Zarzuela su toma de postura a favor de Zapatero como si fuese un hecho puntual y novedoso.

Las consecuencias de esas ilusiones son claras: frente al presunto "cambio de régimen" zapaterino, defensa de la letra de la Constitución del 78, quizá con algunas reformas, como las demandas utópicas antes señaladas. Frente a la "segunda transición", virgencita, virgencita que me queda como estaba.... Frente al giro de Rajoy, su dimisión y cambio de dirección del PP. Frente a la toma de postura del rey, su “liberación del cerco del PSOE”, para que se revitalice su teórica función integradora de todos los españoles o incluso, según los más radicales, su abdicación, que daría paso al más patriota Felipe VI.

En suma, una línea que, de mantenerse, convertiría a esos sectores en la quinta rueda de carro del régimen, en simples pepitos grillos del mismo.

Desde la óptica del Partido Nacional Republicano el rey, el PSOE y el PP se siguen moviendo en el régimen del 78: la monarquía borbónica prevista por Franco como forma de Estado, el sistema parlamentario partitocrático como forma de gobierno, el montaje de las autonomías como forma de organización territorial y el pacto con los nacionalistas antiespañoles que subyace a la misma. Ya en la constitución del 78 se introduce el concepto étnico de nación con el eufemismo de las "nacionalidades" y la posibilidad de traspaso a las mismas de las competencias exclusivas del Estado (artículo 150.2). Ya en esa constitución se prevé la posibilidad de anexión de Navarra al País Vasco. Desde 2004 no asistimos a un "cambio de régimen", sino a la consumación del proyecto confederal previsto desde el principio, agazapado en el articulado de la Constitución del 78, que no pudo plasmarse plenamente en ese momento por la correlación de fuerzas existente. Lo que viene ahora es lo que tenía que venir tarde o temprano, aguijoneado tras la alarma que supuso la segunda legislatura de Aznar. Tampoco asistimos a una "segunda transición", sino al pleno despliegue del paisaje medieval de taifas y fueros propio del régimen, y a través de todos los retorcimientos y quebrantamientos de la propia legalidad que sean precisos. Al fin y al cabo, quien “interpreta” es el Tribunal Constitucional. ¿Quién lo nombra? ¿Quién lo compone?



Por todo ello, compatriotas,



¡VIVA ESPAÑA!



¡VIVA EL CAMBIO DE RÉGIMEN! ¡POR LA III REPÚBLICA DE ESPAÑOLES LIBRES E IGUALES!



¡VIVA LA SEGUNDA TRANSICIÓN! ¡RUPTURA DEMOCRÁTICA MEDIANTE LA MOVILIZACIÓN POPULAR ESPAÑOLA!





Secretaría General del

Partido Nacional Republicano

Mayo de 2008



www.tercerarepublica.org


2.Publicado por Pepe Lotas el 29/05/2008 13:57
Es todo más simple.
Los Borbones no destacan por su perspicacia (véase valoración de ZP).
Y además, la simpatía no descarta la simpleza.
Les hay peores...

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros