Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

¿Cuanto tarderemos en añorar a Franco?


Nota



¿Cuanto tarderemos en añorar a Franco?
Portugal puede ya elegir al dictador Oliveira Salazar como el portugués más destacado del siglo XX, pero en España es todavía imposible que el dictador Franco resultara elegido. Sin embargo, ¿seguiremos rechazando a Franco dentro de diez años? Muchos pensadores y analistas políticos creen que, si el actual ritmo de deterioro de nuestra democracia persiste, la sociedad española estará añorando abiertamente el Franquismo antes de una década.

Si hace un cuarto de siglo, con la democracia recién estrenada, alguien nos hubiera dicho que a principios del siglo XXI los españoles estaríamos criticando la degradación de la democracia y que nuestros políticos estarían perdiendo a chorros el prestigio y la confianza de los ciudadanos, le habríamos acusado de locura y de pesimismo enfermizo.

Sin embargo la degradación es cierta y profunda, hasta el punto de que la democracia española, deteriorándose a un ritmo de vértigo, ha superado ya en su carrera de decepciones y frustraciones a cualquier otro pueblo democrático occidental. De ser el pueblo que más confianza y esperanza depositaba en la democracia, hace apenas un cuarto de siglo, España ha pasado a ser hoy uno de los más decepcionados y fríos ante ese sistema.

El principal causante del estremecedor deterioro y el mayor problema de la democracia española ha sido y es el mal gobierno.

Los partidos políticos se han hecho arrogantes, han acumulado demasiado poder y se han apoderado sin escrúpulos del Estado y de la sociedad civil, expulsando a los ciudadanos de los procesos de toma de decisiones, exiliándolos de la política y contando con él sólo en el instante en que se abren las urnas, cada cuatro años.

Ese comportamiento del poder político español, que se ha atiborrado de poder, de privilegios y de desprecio al ciudadano, es el culpable de que la sociedad cada día se sienta más decepcionada de un sistema al que llaman "democracia" pero que han transformando, a escondidas, en una partitocracia abusiva e ilegítima. La política se ha profesionalizado y muchos mediocres e insensatos se han atrincherado en ella para gozar de privilegios e imponer su dominio sobre la ciudadanía. Como consecuencia, el sistema se deteriora a todo ritmo.

Algunos creen que la epidemia más destructiva del siglo XX fue la guerra, que causó casi cien millones de muertos; otros creen que fue el totalitarismo, encarnado en fantasmas como el bolchevique, el nazi y el fascista, que fueron capaces de exterminar a etnias enteras y de organizar exterminios ideológicos y culturales masivos. Pero nosotros creemos que el más nocivo virus del siglo fue el mal gobierno, una lacra que sigue gozando de una salud de hierro y que amenaza también con arruinar el siglo XXI.

No es cierta la sentencia, alimentada desde la política, de que “los pueblos tienen los gobiernos que se merecen”. No conozco un solo pueblo que sea peor que el gobierno que padece. Ni siquiera los Estados Unidos, probablemente el país con más fe en el sistema democrático, son una excepción. La que sí es cada día más certera es la sentencia que dice que “la política es algo demasiado importante para dejarla en manos de los políticos”.

Basta echar una mirada al telediario para advertir la enorme plaga de la ineptitud gubernamental: la corrupción galopa imparable por la política y tras arrasar los ayuntamientos, penetra ya en la Moncloa, mientras que todos los grandes problemas que la sociedad tenía hace un siglo siguen vivos: diferencias sociales insultantes, incultura, pobreza, indefensión ante la muerte, inseguridad, injusticia, violencia, terrorismo, desamparo de los humildes, arrogancia de los poderosos, manipulación del pensamiento y la sensación creciente de que cada vez que ocurre un desastre o estalla una crisis, el gobierno no está a la altura del desafío.

Son los malos gobiernos los que han llevado a los pueblos hacia la guerra, los que empujaron en la Europa próspera y alegre de 1914 a generaciones enteras hacia las trincheras de la guerra, donde millones de vidas fueron segadas por las ametralladoras y los gases. Malos gobiernos fueron los que enfrentaron a los españoles en una guerra civil que era perfectamente evitable. Fueron los malos gobiernos los que perfeccionaron el totalitarismo y asesinaron a poblaciones enteras a mediados del siglo XX, dentro y fuera del frente bélico de la Segunda Guerra Mundial. Fueron los malos gobiernos los que inventaron la guerra fría, los que sembraron de conflictos bélicos el siglo, los que asesinaron sistemáticamente al adversario bajo la excusa de la seguridad nacional, los que derrocaron a los gobiernos populares y los que jamás dedicaron un esfuerzo a derrotar el hambre, la miseria y la injusticia.

Dicen los gobernantes en su descargo que la responsabilidad de los errores corresponde a toda la sociedad, pero no es cierto porque son ellos los que tienen el poder, sus lujos, sus privilegios y sus recursos: el presupuesto nacional, el monopolio de la violencia, el ejército, la policía y la fuerza de la ley. Nosotros sólo somos culpables de haberlos elegido sin exigirles casi nada a cambio. Ni siquiera los exigimos que sepan idiomas, que posean títulos superiores o que hayan demostrado en sus vidas poseer valores humanos.

Ellos son los culpables, sólo ellos.



   
Viernes, 27 de Abril 2007
Artículo leído 2612 veces




Comentarios:

1.Publicado por Gumersindo el 27/04/2007 11:19
Es el mejor análisis que he leído en los últimos meses sobre la situación española. Colocar el "mal gobierno" en la cumbre de los errores es un acierto. Ese es el verdadero problema. Los políticos son más ineptos que corruptos y más ineficientes que malvados. Su mayor error es la torpeza, no la corrupción, que es consecuencia de su mediocridad, mediocridad intelectual, cultural y también moral.


2.Publicado por Caridad el 27/04/2007 11:28
No me cabe duda que el mal gobierno es la primera causa del profundo deterioro de la democracia española, pero hay malos gobiernos y peores gobiernos. Aznar contribuyó al deterioro con su tendencia a demonizar y con su arrogante apuesta por Bush y por la contienda de Irak, pero es Zapatero el que está batiendo el record de la locura y del gobierno degenerado, sobre todo con su altivez izquierdosa, su sentido totalitario del poder, si intervencionismo al margen de las reglas del juego y, sobre todo, con su ruptura de soportes tan cruciales del sistema como la igualdad y la solidaridad, dinamitadas por el Estatut satalán, o su culto al partido, convertido en una organización desenfrenada capaz de todo. España está siendo arrasada por sus políticos y el pueblo español no lo merece porque ha sido noble y ha deposititado en el sistema democractico una fe tan exagerada como imprudente, sin adoptar cautelas o precauciones.

.

3.Publicado por Ligur el 27/04/2007 12:08


ME QUEDO CON ESTA FRASE


“la política es algo demasiado importante para dejarla en manos de los políticos”.

Ligur

4.Publicado por Isaiah Berlin (lógicamente pseudónimo) el 27/04/2007 13:04
Aunque la conclusión sea la misma, el mal gobierno como causa de la degradación democrática, los argumentos del origen del problema son diferentes.
Los origenes de las tragedias europeas del siglo XX están, y copio de quien tomo el nick, en "Las raices del romanticismo", en tomar como base de la construcción del progreso social el idealismo romántico que posteriormente se convertiría en el idealismos nacionalista. Los que creían en la Libertad como base del progreso, fueron "traicionados" por los "ideológos" que acabaron en : Libertad para qué?.
Por otro lado, y ahora recuerdo la vibrante charla de Maite Pagazaurtundua en el foro de El Mundo, la "codicia" de los partidos políticos les ha impedido darse cuenta de lo mucho que hay en juego. Les importa muy poco renunciar a la Libertad, y a lo que haga falta renunciar, por un puñado de votos (aunque este puñado de votos sea muy grnade). Ellos, los actuales políticos, tienen un nivel intelectual tan bajo, que sienten pánico al pensar que pueden quedarse en la fria calle. Entonces reaccionan con miedo, y se olvidan de los principios básicos, y se alian con los "enemigos de la Libertad". Esto lo escribo pensando en gente como Patxi López, y echo de menos a tipos como Nicolás Redondo Terreros.

5.Publicado por Ligur el 27/04/2007 14:04


IVAR KREUGER Y EL LADRILLO ESPAÑOL


El título no animará a muchos a leer esta, como siempre, humilde y temerosa intervención, pero… Lo que ocurre, o parte de lo que ocurre en los despojos de aquel país, ejemplo de cordura hace un cuarto de siglo y ahora más bien una piltrafa, resto de una piel mordisqueada, con dentelladas de rabiosas alimañas hediondas, supurando odio, salidas a la luz por nefastas necesidades para ocupar sillones de poder, me recuerda la catástrofe Kreuger y lo que se pretende apuntalar, la hecatombe de una economía basada en el ladrillo y un turismo barato. Un turismo que puede pagarse un viaje desde cualquier ciudad de la UE a la “Costa” con la reventa en su país de 4 cartones de tabaco comprados en España.

El batacazo de las inmobiliarias, especialmente la espectacular caída de Astroc (en tres semanas bajan la acciones de 72,00 a 13,80 €), es imposible de meterlo debajo de la alfombra. Entidades bancarias de inversión extranjeras aconsejan a no invertir en ladrillo en España. Entre 700.000 y 800.000 ingleses tienen casa en España.

La reacción de directivos como en Astroc es copia del comienzo de la bancarrota del sueco Ivar Kreuger (el Bill Gates de hoy), recomprar sus propias acciones para bajar la presión del mercado ante la oferta inesperada. El directo de Astroc ha comprado más acciones y, según la prensa, posee ya el 53% de las mismas. Que las inmobiliarias tienen dinero no se cuestiona, sus saltos a otros sectores son del dominio público. Ahora bien, ¿es este caso del directivo de Astroc el único? Parece que no ha dado resultado como tampoco lo disfrutó Kreuger, las acciones siguen cayendo en picado. Keuger pidió créditos para esta “repesca” de sus acciones que le asfixiaron.

Si bien, los pozos negros del conglomerado Kreuger (Aktiebolaget Keuger & Toll) los agrandó el crac de la Bolsa de Nueva York en 1929, en el ladrillo español parece ser simplemente que el consumidor está asfixiado y que la vaca no da más leche. Las hipotecas que se dejan como herencia, precios irracionales considerando la calidad y el imparable aumento de los intereses dice al ladrillo que “hasta aquí hemos llegado”

Kreuger dominó entre otras cosas el 75% de la producción de cerillas en el mundo. Poseía total o parte de compañías como SKF, Boliden (Recuerden Aznalcollar). Ericsson, entidades bancarias en varios países europeos. Ante la hecatombe, este sueco se suicidó en su apartamento de París en 1932. No solo se hundió su conglomerado sino que arrastró a la economía sueca. De esta debacle se hicieron grandes negocios y los pocos que tenían dinero y estaban en los puestos oportunos se forraron.

Esto, preveo que ocurrirá en España con los ladrillos, los tiburones de la bolsa ya están merodeando y tomando posiciones. A la vista del derrumbe del andamio hay grandes negocios, buenas adquisiciones a precios de saldos. ¿A quién le interesa meter euros en algo que podrá conseguirse en finales de rebaja? Hay sabrosos negocios a la vista.

Y los respetados corredores de bolsa ven unos Reyes Magos anticipados porque la bolsa como la casa, nunca pierde, se cobra al comprar como al vender. Recuerdo en Londres las botellas de champán que los brokers londinenses habrían a finales de jornada en los pubs cercanos a ciertas oficinas en días en que las acciones andaban por el suelo y la gente vendía en pánico. Se cobra al comprar como al vender.

Como este tema no es lo mío, seguro que me equivoco, lo que me agradecerán los pequeños ahorradores en acciones relacionadas con el ladrillo. Y a ustedes, pacientes lectores, como siempre, disculpen que haya vuelto a escribir. De lo mío, de lo que se, no me publican nada en este blog. El humo no les deja ver que el humo es política de alto nivel. Me refiero al humo de tabaco.

Ligur

6.Publicado por Gundisalvo el 27/04/2007 21:03
Uno de los factores del llamado mal gobierno (aquí) es sin duda la falta de preparación cultural, ideológica, y técnica para asumir funciones de responsabilidad en decisiones que afectan a individuos, grupos sociales, comunidades que son o quieren ser cultualmente distintas y territorios.

Aesa falta de cirterios se une la escasa viabilidad de maniobra económica de cualquie grupo en el poder; la globalización ya no permite por ejemplo una devaluación o revalorización monetaria, no permite el incremento por encima de un determinado nivel del déficit público... Las políticas sociales y el estado del bienestar es ya hasta una aspiración de "la derecha tradicional" (Rajoy en el programa de las preguntas)

Y en este país, hay una tradición caudillista que arrastra a todo el mundo, se va a ver a Ronaldinho o a Nadal o a "el Juli" y en política tenemos desde el general Pavía hasta Mateo Morral que quisieron "salvar" a la Patria; ahora tenemos al "caudillo" Rodríguez loco por imponer la paz y ganar el Nobel, como antes tuvimos al "caudillo" Aznar que quería que España (él) estuviese entre las grandes potencias del mundo.

Cierto que en otras democracias existe el mal gobierno, pero es porque se ha entrado en "la rutina" es como un matrimonio sin cariño y después de más de 50 años de convivencia, y los ciudadanos, que siempre son jóvenes, se han cansado de democracias viejas chochas y caducas.

Aquí, España es diferente, pero porque es una realidad histórica, siempre lo fue; los europeos empiezan a convivir con los musulmanes en el último cuarto del siglo XX desde el siglo VIII; y aquí los tuvimos en casa hasta comienzos del XVII (la prueba es que ahora nos quieren echar). Ellos (excepto en el "Este") expulsaron a los judíos a comienzos del XIV y nosotros a finales del XV, y sobre todo, ellos aunque haya sido en el XIX han solucionado en una forma u otra el problema de sus "nacionalidades" excepto el IRA que parece ser un problema ya agostado, pero nostros siempre andamos dessolucionándolo. Europa hace mucho tiempo que civilizó a sus "izquierdas" y "derechas" y aquí algunos andan todavía como en la época de la I Internacional Obrera.

Si a ello añadimos la poca cultura democrática (y de todo tipo) que existe, entiendo que el "mal gobierno español" es único, y ni siquiera está relacionado con las famosas repúblicas bananeras, aunque a veces lo parezca. Por ejemplo dos listas del PSOE en Canarias han sido impugnadas ¡por no cumplir la ley de paridad! En una mas hombres que mujeres, y en la otra al contrario...

En fin...



7.Publicado por argonauta el 04/05/2007 17:14
Partitocracia de listas cerradas y bloqueadas.
Plutocracia que no paga IRPF

8.Publicado por Fredy el 22/10/2008 09:43
Tú eres un gilipollas. Condena el franquismo de una puta vez, mal parido.





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros