Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

'Conchupancia'


Nota

Existen palabras cargadas de fuerza y significado que expresan acertadamente una situación o una actitud concreta. En Venezuela tienen la palabra "conchupancia", que deberíamos adoptar en España porque expresa mejor que cualquier otra algo que ocurre a diario en nuestra decadente democracia: el contubernio o la "alianza dolosa entre políticos".
---



'Conchupancia'
El Diccionario de la Real Academia Española registra la palabra "conchupancia" con marca de venezolanismo, y la define como "contubernio", y a renglón seguido precisa que conchupancia es sinónimo de contubernio en la tercera acepción de este vocablo: "alianza vituperable". El estupendo Diccionario de venezolanismos, de María Josefina Tejera (Universidad Central de Venezuela / Academia Venezolana de la Lengua / Fundación Edmundo y Hilde Schnoegass), define el término con más precisión: es una expresión coloquial con el significado de "Contubernio, alianza dolosa, especialmente entre políticos".

Cuando Touriño se compra, con el dinero de los españoles y en tiempos de crisis, un coche de medio millón de euros y, como consecuencia, su partido le reelije como candidato a seguir presidiendo la Xunta, ambas partes están "conchupando", al igual que "conchupan" los muchos alcaldes que recalificaron terrenos de sus amigos, los recaudadores de los distintos partidos y los políticos de diferente pelaje que han cobrado comisiones por favores y se han enriquecido a velocidad de vértigo, sin poder justificar sus cuantiosos ingresos. "Conchupan", entre otros muchos, los que apoyan el abuso de la SGAE cuando cobra el canon por discos vírgenes o por sevillanas del siglo XIX, que están libres de derechos.

En términos populares, la "conchupancia" es un sinónimo de corrupción política y define el acto de chupar o robar del erario público en grupo, como suelen hacerlo los políticos corruptos, que roban amparados por el partido o por un grupo de poder concreto y activo.

Los españoles nos reíamos hace tres décadas, en los años finales del Franquismo y en los primeros de la democracia, de las muchas expresiones latinoamericanas que definían la corrupción o la degradación política, males que en aquella España honrada y esforzada se desconocían y se miraban como pintorescos y ajenos. Nos impresionaba que la policía mexicana "mordiera" y nos reíamos de ese concepto de "mordida", expresión gráfica y potente del cohecho y de la corrupción de la autoridad o del poder público. Nos reímos todavía más de aquella expresión de los periodistas corruptos mexicanos cuando reclamaban "colirio" (dinero) a los jefes de prensa de los ministerios, "para poder ver bien la noticia". Nos carcajeabamos de expresiones tan gráficas y contundentes como "remamahuevos", ofensa que unos políticos lanzaban contra otros.

Nuestra España de hoy ya no puede reírse ante aquellas expresiones latinoamericanas porque los fenómenos que describían conviven ya íntimamente con nosotros. Podríamos afirmar sin miedo a equivocarnos que "la conchupancia, la mordida y el cohecho nos han invadido, impulsados por la legión de remamahuevos gobernantes de la pseudodemocracia española actual". Tambien es correcto afirmar que miles de periodistas españoles reciben sus correspondientes dosis de "colirio" para que sólo vean la información desde la óptica que conviene al poder.

La corrupción ya está en nuestras vidas tan presente como otros signos exitosos de la cultura latinoamérica, como las telenovelas y las bandas de latin kings que asolan las ciudades.

En la sufrida y degradada España de Zapatero crecen como la espuma las mordidas y los casos de "conchupancia". Muchos "conchupan" en España y son demasiados los que "muerden". En mis tiempos mexicanos, me reía mucho con un anuncio de Televisa en el que un policía detenía a un vehículo que circulaba rápido y por la izquierda para multarle, pero el conductor sacaba por la ventanilla una barra de pan y el policía, después de morderla, dejaba al vehículo marchar en paz. Era un anuncio televisivo de una panadería. Aquí en España podría copiarlo la marca Bimbo, por ejemplo, y tendría ya un aceptable éxito.

El alcalde del pueblo andaluz de Puerto Real, José Antonio Barroso, está siendo juzgado por haber llamado "corrupto" a Don Juan Carlos, rey de los españoles, del que dice que asumió la Corona con una mano delante y otra detrás y hoy es una de las grandes fortunas del país. Si le hubiera llamado "conchupador" tal vez se hubiera librado del juicio de Grande Marlasca.

La que es evidente es que la llegada de los nuevos términos y conceptos que definen y enriquecen la corrupción y el cohecho son ya una realidad en una España que avanza a pasos agigantados por las rutas del deterioro moral y la corrupción generalizada, algo impensable en la generación que vio morir al Caudillo o en la que, inocente ella, tras la muerte del dictador, creyó que estaba construyendo una democracia.


   
Martes, 16 de Diciembre 2008
Artículo leído 1517 veces




Comentarios:

1.Publicado por Ligur el 17/12/2008 00:16

He leido que en Andalucía tienen ustedes una televisón autonómica que les cuesta un... y la... de otro que se llama:

COÑAL SUR.

Felicidades.

Ligur

2.Publicado por Pepe Lotas el 17/12/2008 14:21
Se me ocurren algunos términos que permitirían describir mejor el penoso panorama que ZP nos está haciendo padecer:

Zapanatas, Chupagente, Sociochollo, Corruptacia, y finalmente lo dicho por Bono refiriéndose a sus compañeros.

Basura

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros