Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

'Cambia de políticos'


Nota



'Cambia de políticos'
Por fin alguien se acerca a la verdad; por fin el debate llega a su auténtico núcleo. "Ciudadanos de Cataluña", la recién creada agrupación ciudadana catalana que, lamentablemente, se convertirá en partido político, en julio próximo, ha dicho que "el problema de los catalanes no es su Estatut sino su clase política". Y, en consecuencia, han adoptado como eslogan "Cambia de políticos".

Arcadi Espada, Albert Boadella y sus adláteres se han acercado al problema y es probable que hasta lo vean, pero no quieren o no pueden afrontarlo hasta sus últimas consecuencias, reconociendo que el verdadero problema ni siquiera es la clase política sino los partidos políticos, esas instituciones perversas que son la médula del sistema y que hoy se han convertido en el principal obstáculo para la regeneración de la democracia.

Pero, claro, "Ciudadanos de Cataluña", como ERC, CIU, el PSOE y el PP, también aspiran a controlar el poder, lo que les lleva a transformarse en un partido político, es decir, en otra clase política como la que ahora critican.

¿Tan difícil es percibir y asumir que los partidos políticos, por su estrauctura y diseño, son genuinamente antidemocráticos e inservibles para cumplir sus fines originales, que eran estimular y facilitar la participación de los ciudadanos en la política?

Fascinados por el poder y sus privilegios, los partidos se han convertido no en aquellos vehículos para la participación de los ciudadanos en la política sino en "obstáculos" para esa participación. Han evolucionado por las sendas menos democráticas, han monopolizado el ejercicio de la política y han adoptado un diseño de funcionamiento interno vertical y autoritario que se traduce en sumisión y servilismo de los militantes a las élites que controlan los partidos y en la orientación de todos los recursos hacia la conquista y el control del poder.

Los partidos, acostumbrados a fortalecerse y prosperar dentro de estructuras autoritarias y disciplinadas en las que el lider siempre tiene la razón y donde el debate siempre está mediatizado por los intereses, cuando gana las elecciones se da de bruces con una democracia a la que no conoce ni comprende.

Por esa razón tiende a desvirtuarla y a convertirla en oligocracia, neutralizando al ciudadano, que es el verdadero soberano en democracia, relegándolo a cumplir sólo con el acto de votar y hasta arrebatándole el sagrado derecho a elegir a sus representantes, imponiéndole esas antidemocráticas y fascistoides "listas cerradas y bloqueadas", gracias a las cuales son las élites de los partidos, que confeccionan las listas, las que realmente eligen, en lugar de los ciudadanos.

Sin embargo, a pesar de sus evidentes contradicciones, a Ciudadanos de Cataluña hay que reconocerle el mérito de haberse acercado al problema al adoptar como eslogan del próximo referendum sobre el Estatut ese valiente "Cambia de políticos". Ya sólo les queda un paso para defender la verdad: "Cambia de sistema y construye la verdadera democracia" porque lo que ahora tenemos es una democracia de partidos reconvertida en una oligocracia.

El problema afecta no sólo a los catalanes. La "clase política" oligarquizada, cuyo objetivo ya no es el servicio al ciudadano y a la comunidad, sino el control del poder por todos los medios, es hoy el problema mayor de la democracia y hasta de la Humanidad.


Franky  
Viernes, 16 de Junio 2006
Artículo leído 947 veces




Comentarios:

1.Publicado por Alehop! el 16/06/2006 12:56
Franky, dices que

Yo creo que para poder modificar esta estructura sólo nuevos partidos como Ciudadanos de Cataluña o el desaparecido Ciudadanos en Blanco, así como las bases de los partidos nacionales tienen la capacidad de gestar estas reformas. Creo que Ciudadanos de Cataluña no se convierten en la clase política que critican hasta que no actúen como ellos y no intenten nada para cambiarlo.

2.Publicado por Miguel el 16/06/2006 19:57
Alehop, nada más lejos de la realidad. No puedes pretender romper el sistema desde dentro, porque al participar lo legitimas, y legitimas los obstáculos y las defensas a ser roto. Esa es la baza con la que cuentan los partidos; que todos creemos que es imposible cambiar el sistema.

Eso es precisamente la gran mentira que todos nos hemos tragado. Sí podemos romperlo porque precisamente se apoya en la legitimación de las urnas. Imagina solo que pasaría si en unas elecciones más del 50% o el 60% de los electores no fuesen a votar, no colaborasen con un sistema que les roba las libertades. No podrían sentirse legitimados, nada de lo que hiciesen tendría valided moral, se les vería el plumero.

Desde el Movimiento Ciudadano por la República Constitucional (tienes el enlace en esta página), pretendemos precisamente que los ciudadanos rompan con el sistema y por ende rompan el sistema mismo.
Queremos que se abra un proceso constitutivo y poder elegir el sistema de gobierno. No nos conformamos con el que nos impusieron al finalizar el franquismo, porque no es más que una segunda parte moderada.

Un saludo.

3.Publicado por Alehop! el 17/06/2006 13:42
Estimado Miguel,

Visitaré el blog. Sin embargo estoy en desacuerdo. El Estatut Catalán se va a aprobar con una participación bajísima, con suerte llegará al 50%, y sin embargo los políticos catalanes lo considerarán suficiente. También creo que en las próximas elecciones generales, de seguir así la coyuntura actual, también registrará unos índices de participación bajísimos, sobre todo por la abstención de socialistas insatisfechos y jóvenes desencantados.

Creo que el sistema está mal hecho, pero creo que se puede modificar desde dentro con una mayor participación ciudadana. El problema es que en este país al 70 o al 80% de la población no le importa la política y cree que no puede cambiar nada, que los políticos hacen y deshacen sin importar lo que ellos opines, y es esa dejadez de esa mayoría tan aplastante la que legitima a los políticos para hacer lo que quieran. El problema no es la Constitución, ni la Monarquía, ni los partidos... sino la gran indeferencia que sienten los ciudadanos por lo que suceda. Sólo cuando están sin trabajo y sin dinero se preocupan un poco de a quién votan y de qué votan. Cuando to les va bien no importa.

Ese es el verdadero problema. Iniciativas como Ciudadanos de Cataluña o la extinguida Ciudadanos en Blanco lograrían grandes cambios si obtuviesen el apoyo ciudadano necesario. Son bombas de relojería dentro del aparato político establecido, que si funcionasen y estallasen provocarían un cambio profundo en los grandes partidos y en las instituciones.

Un saludo.

4.Publicado por El Cateto el 19/06/2006 22:01
La Dictadura paso a la Democracia reformandose desde dentro. Es decir si se quiere cambiar el sistema hay que meterse en él y cambiarlo.
Como la izquierda, pero sin terrorismo.





 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros