Voto en Blanco


Buscar en artículos:

  Un blog para ciudadanos libres, para pensadores independientes, no para fanáticos.


Información y Opinión

A la protesta ciudadana solo le quedan dos armas eficaces: el voto y el desprecio


Nota



Algunos protestan suicidándose, otros se lanzan al monte y abrazan la violencia enloquecida, otros, en su desesperación, se clavan los testículos en el suelo o se queman a lo bonzo, pero la mayoría de los ciudadanos decentes optan por protestar sin violencia, por la resistencia cívica activa frente a la corrupción, al abuso de poder y al fracaso continuado de la clase política española, que ha decidido mantenerse en el poder a toda costa, detrás de los escudos y porras policiales, ayudados por periodistas sometidos y jueces politizados.

Cada día somos mas los ciudadanos resistentes, los que luchamos sin violencia contra la casta política española, una de las peor preparadas, menos democráticas y mas corruptas del mundo. Utilizar la violencia contra el Estado es lo que los políticos querrían para desacreditar y aplastar a los violentos que protestan.

El camino de la violencia abierta sería absurdo porque nadie puede igualar a los políticos en el terreno de la violencia contra las personas, en el que ellos tienen de su parte las armas, la policía, el ejército y la ley.

Casi todos los caminos conducen al fracaso y solo disponemos de dos armas eficaces para ese combate: el voto y el desprecio. Son las dos únicas armas ciudadanas que deben emplearse con inteligencia y eficacia para mejorar el mundo y regenerar la política. No son muchas, pero bien utilizadas pueden servir para demoler la partitocracia que malgobierna España.

¿Cómo utilizar esas dos armas con la máxima eficacia? Es muy sencillo: en primer lugar, nunca hay que votar a los partidos que se han manchado en las últimas décadas construyendo esta España sucia, injusta y empobrecida; en segundo lugar, hay que crear opinión y aprovechar cada ocasión para que los políticos sientan el aliento del desprecio y el rechazo de los ciudadanos demócratas y decentes.

Si se aceptan esos dos principios fundamentales de la resistencia, solo queda aplicarlos con intensidad y sin descanso.

Votar a cualquier partido de los que hoy gobiernan o han gobernado, ya sea en el gobierno central o en los distintos autonómicos, debe estar prohibido para cualquier demócrata español que aspire a crear una verdadera democracia en nuestro país. Todos estamos convencidos de que los mismos que han creado el problema no pueden ser la solución. Nuestros gobernantes lo demuestran cada día con su comportamiento, aunque intenten ocultar sus miserias detrás de las cámaras, los micrófonos y las plumas a sueldo: no renuncian a financiar sus partidos con los impuestos opresivos del ciudadano; no persiguen a los corruptos, no renunciar a nombrar jueces y magistrados, no instauran la democracia interna en sus partidos, no cuentan con el ciudadano, al que han expulsado del sistema y de todo proceso de toma de decisiones, ni siquiera tienen el mas mínimo interés en renunciar a sus inmerecidos privilegios, ni a reconstruir los valores que ellos han dinamitado.

Despreciar a los políticos que han construido esta España desgraciada, líder europeo y mundial de casi todas las lacras y vicios, desde el fracaso escolar al desempleo, sin olvidar el avance de la pobreza, el tráfico y consumo de drogas, el blanqueo de dinero, la prostitución, los desahucios, los suicidios y otras lacras, significa comportarse de manera que ellos sientan ese desprecio en sus vidas y actuaciones. Despreciarlos es afearles su conducta antidemocrática y anticiudadana, como haber bendecido la inmensa estafa de las participaciones preferentes y subordinadas o el sucio y delictivo saqueo de las cajas de ahorro, instituciones financieras populares y ejemplares que los políticos, ayudados por sindicalistas y por una prensa silenciosa y cómplice, han dinamitado. Despreciarlos significa manifestarse en las calles y plazas en contra de sus desmanes, pitarles y abuchearles en los actos públicos, no acudir a los sitios donde ellos estén, hacer fracasar los actos promovidos por los partidos y crear opinión en nuestras familias, círculos de amistades y centros de trabajo, en contra de las tropelías y abusos de los políticos. Despreciarlos es opinar en su contra en todos los foros y medios existentes e imaginables, enseñar a nuestros hijos lo que es la verdadera democracia y ser nosotros ejemplares para que seamos un contrapunto a su indecencia e injusticia. Hay que afearles que cobren impuestos injustos y confiscatorios, que nombren jueces y magistrados, que ocupen la sociedad civil y se inmiscuyan en todo, que se financien con dinero público, que en lugar de castigar a los ladrones y rufianes con carné los incluyan en las listas electorales para aforarlos y que sigan manteniendo gordo y grasiento ese Estado enorme e incosteable, cargado de políticos enchufados que nada aportan al bien común, cuyo único mérito es tener un carné de partido o ser familiares o amigos de políticos en ejercicio.

Todo eso tiene que desaparecer para dejar sitio a una nueva España decente y justa, un país nuevo que solo podrá ser construido por gente limpia que considere la política como un servicio y que esté dispuesta a sacrificarse por los demás y por el bien común. Los que son el problema no pueden ser también la solución.


- -
Lunes, 27 de Abril 2015
Artículo leído 797 veces




Comentarios:

1.Publicado por vanlop el 27/04/2015 10:47

Son las dos únicas herramientas que tenemos, el problema es que el español es de impulsos y el desprecio es algo lento y constante y el no votarles también es algo que se medita durante varios años. Por ejmplo, en junio hay que comenzar a pensar a quien se votará en las próximas municipales. No podemos ponernos a pensar en el voto un mes antes.

Todo lo demás no les importa, ellos son maestros en todo lo demás.

En estos momentos tengo una concentración de lo que sea cerca de casa. Están metiendo mucho ruido, tanto que me voy a tener que ir antes de tiempo para poder descansar.

No sé lo que piden, pero no creo que a nadie le importe. La gente circula por la calle normalmente y lo comercios están abiertos normalmente. Cuando llegue la hora se irán muy felices de haber molestado a os vecinos y nadie hará nada en favor de la reivindicación, especialmente ningún político.

Y a todos nos habrá costado la presencia policial, que en muchos casos es superior a la de manifestantes.

Lo que pasa es que la abstención juega a favor de la casta. A estas alturas ellos cuentan con los suyos y ni uno más. Si la gente se abstiene, con los suyos es suficiente para ganar. Otro tanto ocurre, por desgracia con el voto en blanco, pero baja los porcentajes.

Pero que la gente no vote a la casta hace daño. Dª Susana buca la investidura con poco más de 20 % del censo y eso, que hay que hacrelo ver a la gente, es una vergüenza democrática.

Por tanto las líneas de acción son claras: desprecio y no votarles. Lento pero seguro.


2.Publicado por Manu el 27/04/2015 16:46
Las dos opciones que tiene el pueblo: las lentejas. O las comes o las dejas.
El Estado descrito es el de un régimen absolutista. Mucho más que el que hubo con el rey " felón ".

Con el tiempo, los ciudadanos le van cogiendo cariño a su opresor y verdugo. La historia de España es una linea continua desde el pasado hasta el presente. No ha cambiado ni un ápice.

Para que en éste pais se produzca un cambio, tendriamos que contratar los servicios de un taumaturgo. De otra manera es dificil que se vaya a producir algún milagro.

Nuevo comentario:

Dado el deplorable uso que algunos lectores están haciendo del sistema de comentarios, hemos decidido establecer filtros temporalmente. Envie su comentario para que sea estudiado por la redacción, que decidirá si lo publica o no. Lo sentimos por aquellos que saben debatir sin insidias ni odios.




 Ideario

Ideario

Este blog no es una plataforma de promoción del Voto en Blanco, sino un medio de castigo al mal gobierno y a la política antidemocrática que utiliza el termino “Voto en Blanco” por lo que conlleva de protesta y castigo al poder inicuo.

El voto en blanco es una bofetada democrática a los poderes políticos ineptos y expresa la protesta ciudadana en las urnas cuando padece gobiernos insoportables, injustos y corruptos. Es un gesto democrático de rechazo a los políticos, partidos y programas, no al sistema. Conscientes del riesgo que representaría un voto en blanco masivo, los gestores de las actuales democracias no lo valoran, ni lo contabilizan, ni le otorgan plasmación alguna en las estructuras del poder. El voto en blanco es una censura casi inútil que sólo podemos realizar en las escasas ocasiones que se abren las urnas. Esta bitácora abraza dos objetivos principales: Valorar el peso del voto en blanco en las democracias avanzadas y permitir a los ciudadanos libres ejercer el derecho a la bofetada democrática de manera permanente, a través de la difusión de información, opinión y análisis.


 Podcast






DEMOCRACIA SEVERA. MÁS ALLÁ DE LA INDIGNACIÓN

Lo que hoy llamamos "democracia" es un triste remedo de lo que fue ese sistema en sus orígenes. Los políticos han aprendido a violarla y la han desnaturalizado y desarmado. "Democracia Severa, mas allá de la indignación" (Tecnos 2015), de Francisco Rubiales Moreno y Juan Jesús Mora Molina, es un libro que denuncia la degradación de la democracia y señala las reformas que el sistema necesita para que sea justo y decente y para que los políticos estén bajo control.
A la democracia le faltan piezas de gran importancia: exigencias éticas, controles a los políticos, que deben ser examinados, psiquica y moralmente, por comisiones independientes, auténtica separación de los poderes y otorgar un papel preponderante a la sociedad civil y al ciudadano, que deben influir y, sobre todo, supervisar la labor de los gobernantes, pudiendo, incluso, destituirlos. La impunidad debe acabar, como también la tolerancia frente a la corrupción y esos cheques en blanco que permiten a los políticos gobernar como les da la gana, ignorando la opinión de los ciudadanos, que son sus jefes y los soberanos del sistema.
Democracia Severa, que ya está en las librerías, aporta lucidez, libertad y solvencia ciudadana. Es una reflexión de denuncia que señala los puntos débiles de nuestro sistema y ayuda a la regeneración y a construir un mundo mejor.
[Más]


Las revelaciones de Onakra el escriba de Dios

Este libro, publicado por Francisco Rubiales Moreno, Las Revelaciones de Onakra, el escriba de Dios, no es, como los tres anteriores del mismo autor (Democracia Secuestrada, Políticos, los Nuevos Amos y Periodistas sometidos), un ensayo de pensamiento político, sino una original narración que recoge misteriosas revelaciones sobre la llegada de los primeros ángeles a la Tierra, sus relaciones con las especies vivientes del planeta, el nacimiento de la inteligencia humana y el inicio de esa lucha a muerte entre el bien y el mal que domina la existencia humana, desde el principio hasta el final de los tiempos.
[Más]


Periodistas sometidos. Los perros del poder

Periodistas Sometidos. Los perros del poder (Editorial Almuzara, 2009), el último libro publicado por Francisco Rubiales, ha sido acogido con gran interés por políticos, periodistas y ciudadanos interesados en conocer con detalle la profunda crisis del periodismo en España, el sometimiento al poder de miles de periodistas y de redacciones completas, la agonía del periodismo libre, independiente y crítico y la rotura de la vieja alianza entre periodistas y ciudadanos, sin la cual la democracia deja de existir.
Es el tercer y último libro de la trilogía de pensamiento político que comenzó con Democracia Secuestrada (Almuzara 2005) y continuó con Políticos, los nuevos amos (Almuzara 2007).
[Más]


Políticos, los nuevos amos

Políticos, los nuevos amos es el nuevo libro de Francisco Rubiales, publicado tras el éxito de Democracia secuestrada.

Como afirma el ex ministro Manuel Pimentel en el Prólogo,"Políticos, los nuevos amos afronta el problema de la degradación del poder con extraordinaria valentía, claridad y profundidad".
Pimentel, que recomienda la lectura del libro a los presidentes, ministros, altos cargos políticos, militantes y a cualquier ciudadano inquieto y preocupado por la democracia, lo define como un libro "duro, libre, alejado de lo políticamente correcto, capaz de provocar reflexiones y golpes de conciencia muy dolorosos".
[Más]


Democracia Secuestrada

La rebelión ya ha comenzado. Los ciudadanos quieren regresar del exilio y revitalizar una democracia que está postrada y secuestrada. El ciudadano será de nuevo el protagonista en una democracia auténtica y regenerada. El ser humano está dispuesto a construir a cualquier precio la catedral del futuro. Hay una fuerza desconocida que le impulsa a hacerlo, a pesar de sus cobardías, dudas y fracasos Pero, hasta conseguirlo, tendrá que atravesar desiertos y desfiladeros poblados de peligros y de alimañas dispuestas a defender con sangre y fuego sus privilegios.
[Más]













Paperblog
Sindicación RSS Acceso Miembros